Cerrar
  • 912

    Se realiza la repoblación de la cuenca del Duero. Algunos colonos llegan a la zona e implantan una Iglesia en honor a Santa Cecilia frente a la localidad de Valbuena de Duero, dentro del Alfoz de Peñafiel.

  • 1477

    La finca junto con su núcleo de población fue disputada entre Peñafiel y el Monasterio de Valbuena durante más de tres siglos. Es en este año de 1477 cuando se alcanza  un acuerdo entre los monjes y el concejo. Este último poseería la jurisdicción y el suelo (siembra de cereales), y los monjes dispondrían del vuelo (leña, caza y pastoreo).

  • 1577

    En 1577 aparece, por primera vez, el nombre Vega de Sicilia para referirse a la finca.

  • 1864

    Eloy Lecanda inicia la actividad vitivinícola profesionalizada en la bodega tras la adquisición de la finca 12 años antes por parte de su padre, Toribio, al Marqués de Valbuena.

  • 1882

    Se terminan las instalaciones de elaboración, que hoy día son oficinas y naves de crianza. Eloy Lecanda recibe numerosos premios por los vinos elaborados en Vega Sicilia.

  • 1888

    Debido a la escasa capacidad de  Eloy como comerciante y administrador su economía se resiente y la propiedad pasa a manos de Pascual Herrero Bux quien la tendría durante menos de 10 años.

  • 1897

    La propiedad es adjudicada en subasta a Antonio Herrero Vázquez, quien no tenía parentesco con el anterior dueño. A los pocos años la heredarían tres de sus ocho hijos (Luis, Félix e Ignacio) y posteriormente pasaría a manos de los hijos de Félix. Tres generaciones muy prósperas para el desarrollo de la finca, la bodega y los vinos.

  • 1907

    Cosme Palacio, riojano arrendatario de la finca y bodega con los Herrero, trae a Txomin Garramiola para hacerse cargo de la elaboración de los vinos. Éstos servirían para paliar los daños producidos por la filoxera en la Rioja.

  • 1950

    La empresa de semillas Prodes  compra la finca a la familia Herrero. En esta etapa se crea la sociedad Bodegas Vega Sicilia S.A. y aparece otra de las figuras más relevantes de la historia de la bodega, Jesús Anadón.

  • 1965

    La finca pasa a manos de Hans Neuman, venezolano de familia judeo-checa y afincado en Venezuela que, tras haber probado los vinos en Nueva York, decide comprar la bodega.

  • 1982

    La familia Álvarez adquiere la bodega a los Neumann y comienza uno de los períodos de mayor prosperidad de la empresa en toda su historia.

  • 2014

    Coincidiendo con el 150 aniversario, se terminan las actualizaciones más relevantes para viña y bodega. 

El espíritu universal


Avanzando con determinación y sin prisas su filosofía ha llegado a otras tierras; terrenos singulares de los que han surgido vinos especiales como esencia de su máxima expresión. 

Más
Cerrar

El espíritu universal


Alión, cuyo nombre hace referencia al concejo leonés en el que nació el patriarca de la familia Álvarez, está  situada a escasos 15 kilómetros de la casa madre y en una situación muy similar, entre el curso del Duero y la carretera de Valladolid a Soria, en las inmediaciones de la capital vitivinícola de la Ribera, Peñafiel.
 
Si bien las primeras cosechas de este vino se elaboraron en las instalaciones de Vega Sicilia se aplicó una nueva filosofía a un vino que no podía quedar como el "hermano pequeño" del gran vino mítico, sino que tenía que ser capaz de volar por sí mismo y demostrar las virtudes de terruño, climatología y variedad propias de la Ribera del Duero.
 
Esta nueva bodega comenzaría su andadura de vinificación en la cosecha de 1993 con un tope de producción de 350.000 botellas. Esta cifra oscila en virtud de las posibilidades que dan las características de cada añada; sería la del 96 cuando se fue aproximando la cifra, se alcanzó una producción de 310.000 botellas, merced a las bondades de la añada y a que entraron en producción las nuevas plantaciones de viñedo. Las uvas de estas plantaciones, como norma inapelable de calidad de la casa, no podían formar parte de ningún vino de la propiedad hasta haber cumplido los diez años de antigüedad.
 
En principio, la apuesta ya estaba en marcha y con excelentes resultados, pero en este sector, y en aquella época, en la que el vino español empezaba a ocupar un puesto notorio de calidad en un mundo cada vez más global, parar de pronto creyendo que ya estaba todo hecho, conllevaba el riesgo de "morir de éxito". En Alión eran conscientes y en el año 2000 se acomete una remodelación en las bodegas. Tras los excelentes resultados obtenidos en Vega Sicilia con la fermentación en depósitos de roble, deciden trasladar esta práctica también a Alión, y los resultados comienzan a ser evidentes con la cosecha de 2001.
 
Tras esta innovación en los depósitos de fermentación, las obras continúan en bodega con ampliaciones que acabarán en 2009, fecha en que Alión puede decir que ha dado por concluida su adaptación a las exigencias de calidad actuales.
 
Frente a la fachada principal de la bodega, como resguardando al edificio de las molestias ocasionadas por la carretera, se encuentra un jardín con una colección de robles de distintos orígenes; muestra inequívoca del entusiasmo que aquí se profesa por la arboricultura en general.
 
La fachada del edificio, de piedra caliza y tono amarillento, está presidida por una enorme puerta de cristal a la que se accede por una escalera. El hall nos recibe con la presencia de una majestuosa lámpara compuesta por miles de esferas de cristal sobre las que incide un conjunto de luces multicolores al ser encendida.
 
Al atravesar el hall se entra directamente en la nave de barricas, en la que descansan las 1.000 piezas de madera francesa nueva que se emplean para  la crianza de este vino. Son diversos fabricantes los que surten de estos preciados recipientes.
 
La nave de vinificación, de forma rectangular, alberga una veintena de depósitos de fermentación de madera que se renuevan cada 5 años. Estos gigantes de madera se alinean a partes iguales en cada lateral de la nave. Por encima de ellos discurre una cinta en la que se mueve la despalilladora, una por cada línea, que se coloca sobre cada depósito y deja caer la pasta para vinificar. La entrada de uva, en cajas, se realiza a través de una mesa de selección empleada para tal fin en la época de vendimia.